^

novedades

Comparte!

17 de Junio de 2014

Cultivo de esta semana

TRIGO: Requerimientos Nutritivos para Maximizar el rendimiento

El cultivo de trigo es el segundo cultivo agrícola de secano en superficie del Uruguay luego del cultivo de soja.
Es el mayor cultivo de invierno, con un área de 472 mil hás en el año 2013, ocupando el 80% del área de todos los cultivos de invierno.
El rendimiento promedio hoy se encuentra entre 3.000 y 3.500 Kg/há.

El trigo al ser una gramínea es altamente demandante en nitrógeno, por lo cual la fertilización nitrogenada debe tomarse con especial atención sin descuidar al resto de los nutrientes, efectuando una fertilización balanceada.
A continuación veremos la importancia relativa de cada nutriente, en los diferentes estados de desarrollo.

Nitrógeno

Es el principal encargado del crecimiento vegetativo, de la síntesis del complejo hormonal del crecimiento, mayoritariamente el ácido indol acético (AIA); integra en gran medida los aminoácidos de las proteínas.
Un adecuado nivel de nitrógeno eleva el contenido de proteínas, el valor nutritivo del grano y mejora el grado de panificación, un exceso de este elemento es perjudicial ya que aumenta el riesgo de vuelco, predispone el cultivo a enfermedades, prolonga el tiempo de crecimiento de la fase vegetativa, retrasa la maduración y disminuye la resistencia al frío.
La demanda de N es máxima entre el inicio del encañado y la floración. Durante ese período el cultivo puede asimilar de 3 a 5 kg de N/ha/día. Esta demanda de N es excepcionalmente satisfecha por el suelo, cuyo suministro varía entre 0.5 y 2 kg de N/ha/día.

En trigo y cebada el nitrógeno es el insumo de mayor impacto y el que provoca mayores retornos, así como es el nutriente que más absorbe el cultivo.

La bibliografía muestra que hay respuesta ante el agregado de fertilizantes foliares con Nitrógeno, el cual debería aplicarse en el período de máxima demanda entre encañado y floración.

Fósforo

Responsable de brindar energía para la realización de los procesos metabólicos en la planta, su deficiencia impide completar normalmente estos procesos.
Es crítica la presencia de fósforo en la germinación, ya que favorece el crecimiento radicular y en pre floración.
Su deficiencia afecta el rendimiento ya que los granos son más chicos y escasos; y afecta la calidad del grano, así como retrasa la floración y posterior cosecha.
El fósforo endurece los tejidos dando más rigidez a la planta, mejorando la resistencia a las heladas y al vuelco; siendo además un elemento importante en la fecundación de la flor y la granazón.

Potasio

Su función más importante radica en el proceso de traslado de azúcares fotosintetizados.
A medida que la planta crece y va fotosintetizando, acumula azúcares en las hojas. Esos azúcares son los que la planta transloca a los granos en el momento de llenado de grano, el potasio es el principal encargado del traslado. Estos azúcares se encuentran en el grano principalmente como almidón. El trigo tiene altos requerimientos de potasio, casi tanto como el nitrógeno, siendo el segundo nutriente que mas absorbe el cultivo.

Calcio

Es un nutriente muy importante y generalmente al que menos atención se le presta por considerar a los suelos bien abastecidos del mismo. Su rol principal está asociado a la síntesis de componentes estructurales de la planta. Es indispensable para el desarrollo del trigo, pues influye en la formación y madurez de los granos; aunque no influye tanto en la producción como el nitrógeno, fósforo y potasio.

Magnesio

Cumple tres funciones a destacar en la planta. En primer lugar es integrante de la clorofila, potenciando de esta manera la síntesis de azúcares. También interviene en el proceso de traslado de azúcares a los granos en forma similar al potasio aunque en un segundo plano de importancia. Y optimiza el aprovechamiento del fósforo dentro de la planta facilitando el desdoblamiento del ATP.

Azufre

Fundamental para el aprovechamiento del nitrógeno. Una vez que el nitrógeno se acumuló en las hojas como nitrato, debe ser transformado en proteína. En ese proceso interviene una enzima llamada nitratoreductasa, en la que el azufre es uno de sus principales componentes.

Hierro

Ligado directamente a la fotosíntesis. Participa en la síntesis de clorofila junto con el magnesio. Es fundamental para el aprovechamiento del Nitrógeno, cumpliendo un rol, similar al azufre en este sentido, como así también para el aprovechamiento interno del fósforo por parte de la planta.

Manganeso

Este nutriente, junto con el zinc, es fundamental para las gramíneas.
Es el primer nutriente que interviene en la fotosíntesis, permitiendo el desdoblamiento de la molécula de agua encargada de liberar los electrones para que se desencadene el proceso. Sin manganeso la fotosíntesis no se desencadena. Por otro lado tiene propiedades fungistáticas, esto es, en la medida que la planta esté bien nutrida en este elemento, la tolerancia a las enfermedades es mayor.
Su carencia se manifiesta primero en las hojas viejas y se presenta generalmente en suelos muy ligeros o pobres o debido a un exceso de potasio.

Zinc

Otro nutriente fundamental para las gramíneas. Junto con el nitrógeno son los dos promotores del crecimiento en las plantas al promover también la síntesis de hormonas de crecimiento. Su carencia limita también el desarrollo radicular. También tiene propiedades fungistáticas. Potencia el cuaje de frutos y promueve la síntesis de proteínas.

Cobre

Optimiza el transporte de agua dentro de la planta al potenciar la síntesis de lignina. En la medida que los tejidos se encuentren lignificados, las pérdidas de agua por transpiración serán menores. Al hacer los tejidos más fuertes por la lignina, la planta se vuelve menos susceptible a las enfermedades. Junto con el manganeso y el zinc, tiene efectos fungistáticos al promover la síntesis de fitoalexinas, compuestos sintetizados en la misma planta que actúan contra los hongos.

Boro

Cumple varios roles dentro de la planta: junto con el calcio interviene en la síntesis de la pared celular, dándole mayor rigidez a los tejidos; Junto con el potasio y el magnesio, completa el trío de carriers de azúcares; es fundamental para el cuaje, ya que favorece el crecimiento del tubo polínico, en especial en aquellos granos que se encuentran en el extremo de las espigas.

Molibdeno

Su función principal es potenciar el aprovechamiento del nitrógeno. Junto con el Azufre y el Hierro, es el responsable del pasaje del nitrógeno de formas inorgánicas (nitratos), a formas orgánicas.

Maisor cuenta con una completa gama de fertilizantes foliares, la línea Wuxal® de la marca alemana Aglukon®, de calidad inigualable a nivel mundial. Cualquier consulta sobre la aplicación de fertilizantes foliares en sus cultivos podrá ser atendida por nuestro departamento técnico.

Fuente:
http://www.fao.org/docrep/006/x8234s/x8234s09.htm
http://www.planagro.com.uy/publicaciones/uedy/Publica/Cart11/Cart11.htm
http://www.infoagro.com/herbaceos/cereales/trigo2.htm
http://www.agroestrategias.com/Fertilizacion_en_Trigo.htm
http://www.navarromontes.com/manual.aspx?man=12#6

+ info

Comparte!

10 de Junio de 2014

Cultivo de esta semana

BRÓCOLI: Nutrición balanceada y su efecto en la producción

Si bien no se encuentra ocupando un gran área en el Uruguay y no es de los cultivos principales en cuanto a volumen producido, tiene su nicho de mercado y esto se refleja al ser el tercer producto hortícola en volumen (ton) en ser industrializado, teniendo como destino la venta en el mercado interno en forma congelada. Es una hortaliza con alto porcentaje de industrialización de lo producido.
El cultivo de brócoli se produce en la zona sur en los departamentos de Montevideo y Canelones principalmente y en la zona norte en los departamentos de Salto y Artigas.
Dentro del punto de vista nutricional, la mayor absorción de N, P y Mg se produce durante el período de máximo crecimiento de las inflorecencias y la de K y Ca se producen al final del período de cultivo.

A continuación detallaremos brevemente los nutrientes absorbidos por el cultivo de brócoli, el rol de los nutrientes y momentos en que se acentúa la absorción por parte del cultivo, con el fin de saber según el estado de desarrollo del cultivo cuales nutrientes son más necesarios.

Nitrógeno

Es un elemento necesario de cualquier célula viva. Entra a formar parte de las proteínas y de las enzimas. Es necesario para la síntesis y la transferencia de energía. El nitrógeno junto con el magnesio forma parte de la clorofila, por lo tanto responsable de que las plantas aparezcan de color verde, de que crezcan las hojas y de que produzcan los frutos y semillas adecuados.
La mayor tasa de absorción ocurre durante la fase vegetativa de crecimiento hasta 31 días después de trasplante, coincidiendo con la máxima asimilación neta media y velocidad de acumulación específica de nitrógeno, disminuyendo posteriormente, hasta la recolección.
El brócoli responde a la fertilización nitrogenada; sin embargo, el exceso de nitrógeno
causa tallos huecos y las cabezas no tienen consistencia; provoca un exceso de crecimiento de las brácteas.
Deficiencia: crecimiento lento de las plantas, color verde amarillento (clorosis) y muerte (necrosis de puntas y bordes de las hojas que comienza por las hojas más viejas al ser un elemento móvil dentro de las plantas.

Fósforo

Al igual que el nitrógeno también interviene en la fotosíntesis al ayudar a transformar la energía solar en energía química. La energía que las plantas consiguen de la fotosíntesis es almacenada en forma de fosfatos que posteriormente serán utilizados por la planta para crecer y reproducirse.
El fosforo incrementa la resistencia de las plantas a las bajas temperaturas y las hace más resistentes a las enfermedades.
Es el macronutriente menos absorbido por el cultivo, se caracteriza por una tendencia ascendente hasta el período de mayor tasa de crecimiento de la inflorescencia entre los 73-87 días.
En las inflorescencias, el contenido de fósforo alcanzó la mayor concentración entre los 53 y 73 días después del trasplante.
Deficiencia: A la planta le provoca enanismo y las hojas presentan un color verde azulado.

Potasio

Es el nutriente mas absorbido luego del nitrógeno y según el autor puede ser mayor a la absorción del nitrógeno.
Ayuda a incrementar la fotosíntesis dado que a mayores niveles de potasio se incrementa la absorción de CO2. Interviene en la formación de azúcares. Es necesario para la absorción del agua por parte de las raíces y para la transpiración vegetal. Este último aspecto lo efectúa al controlar la apertura de los estomas. Un adecuado nivel de potasio determina que la planta sea más resistente a enfermedades. Incentiva la floración y aumenta su resistencia. Los fertilizantes potásicos consiguen enriquecer los frutos en proteínas y por lo tanto aumentar su densidad y mejorar el aspecto general. También consiguen que su resistencia sobre la planta sea más prolongada.
La concentración de potasio en hoja alcanza su máximo valor a los 31 días después del trasplante.
En las inflorescencias la concentración de potasio aumentó rápidamente en el intervalo entre el 53 y 73 día después del trasplante, manteniéndose posteriormente constante en el período de mayor tasa de crecimiento de las inflorescencias, probablemente por efecto de dilución. De la absorción total de potasio por el cultivo, es exportando a las inflorescencias el 32,3 %.
Deficiencia: Las hojas superiores son pequeñas y arrugadas, ocurren necrosis en las puntas y en los márgenes y clorosis internerval en las hojas viejas.

Calcio

Forma parte de la estructura celular de las plantas. Las plantas lo acumulan principalmente en las hojas, se encuentra en la pared celular, les proporciona permeabilidad e integridad.
Interviene en la formación de las proteínas, contribuye a la maduración del fruto. Proporciona vigor evitando que las plantas envejezcan antes.
Las máximas velocidades de absorción de calcio se produjeron al final del cultivo, en la etapa de mayor crecimiento de inflorescencias.

Magnesio

Es un mineral constituyente de la clorofila de las plantas, de modo que está involucrado activamente en la fotosíntesis. Ayuda en el metabolismo de los fosfatos, la respiración de la planta y la activación de numerosos sistemas enzimáticos. La mayor parte del magnesio de las plantas se encuentra en la clorofila.
En el caso del magnesio, la velocidad de absorción se mantuvo prácticamente constante durante toda la etapa de cultivo.

Azufre

Es necesario junto con el fósforo y el nitrógeno para la formación de las proteínas. Ayuda a la formación de la clorofila y al desarrollo de las vitaminas y enzimas.
Contribuye a la formación de las raíces y consigue una mayor resistencia de las plantas frente al frío y que puedan crecer en forma más vigorosa.

Boro

Su deficiencia se presenta en las hojas de brócoli, están deformadas y descoloridas, los pecíolos están cuartados y tienen crecimientos corchosos y las inflorescencias inmaduras son pardas.
En Maisor disponemos de personal técnico altamente capacitado, el cual se encuentra a entera disposición para despejar cualquier duda o responder a consultas sobre la fertilización del cultivo de brócoli.

Fuente:
Crecimiento y absorción de nutrientes del brócoli. L. Rincón et al. Unidad de Investigación y Producción Hortofrutícola. Equipo de Riegos. Centro de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (CIDA). Estación Sericícola 30.150 La Alberca-Murcia
http://dspace.pucesi.edu.ec/handle/11010/259
http://dspace.espoch.edu.ec/handle/123456789/1835


+ info

Comparte!

23 de Mayo de 2014

Cultivo de esta semana

TOMATE: Mayor calidad y mayor rendimiento

Es un cultivo con altos requerimientos nutricionales, y varía la necesidad nutricional según la fase de desarrollo del cultivo. Un desbalance o déficit nutricional no afecta solo la producción del cultivo, sino también la calidad del tomate. Llegando incluso a tener pérdidas económicas importantes al momento de venta, ya sea por menor precio por calidad del tomate, como por pérdida de frutos.
El cultivo de tomate es el segundo cultivo hortícola en VBP en nuestro país después de la papa.

Debido a ser un cultivo sensible a las heladas, el cultivo a campo se produce en verano, ocupando 230 hás de tomate de mesa y perita con un rendimiento promedio de 37.5 tón/há. Esta producción a campo se realiza en la zona sur, pero también en esta zona se realiza tomate en invernáculo ocupando 65 hás con una producción de 90 Ton/há.

En la zona norte se realiza casi exclusivamente a contra estación en los meses invernales, protegiendo el cultivo en invernáculo con una producción de 143 Ton/há en las 143 hás que ocupa.

La planta de tomate no es sensible al fotoperiodo ni requiere de vernalización para florecer, sino que la diferenciación del primer racimo la determina la disponibilidad de asimilados en la planta, la cual podemos representar a través de la relación Fuente/Fosa (Heuvelink,1989). Por lo tanto, condiciones que aumenten la Fuente o disminuyan la fuerza de fosa adelantan la diferenciación del primer racimo, entrando antes a producir el cultivo, adelantando la primer cosecha.

A continuación detallaremos muy brevemente los nutrientes según la demanda por parte del cultivo.

Potasio

Es un nutriente absolutamente vital para el crecimiento de flores y frutos, es el nutriente que mas absorbe el cultivo por lejos y el que necesita en mayor cantidad. Si hay una carencia, el cultivo se vuelven menos productivo y las hojas maduras inferiores muestran clorosis internerval, manchas necróticas marginales que avanzan hacia dentro y arriba a medida que la carencia se vuelve más acusada. Deficiencia común durante la fase de cuajado del fruto, cuando la demanda de potasio es más elevada. En el fruto el déficit produce maduración despareja, con parches verdes y amarillos junto a zonas rojas en la superficie del fruto. En ocasiones el fruto se desprende de la planta antes de madurar. El potasio está involucrado directamente en la calidad del fruto, afectando la forma del fruto y la firmeza del mismo, así como tiene incidencia en la producción del pigmento que da la coloración roja característica del tomate.

Nitrógeno

Es uno de los nutrientes más importantes para la planta de tomate, y es esencial para el crecimiento celular de la planta así como de la clorofila y es utilizado por las hojas y otras partes verdes de la planta. Afecta también al rendimiento del cultivo de tomate.
La carencia de nitrógeno conduce generalmente a un crecimiento lento y débil de las hojas, así como al amarillamiento de las hojas más viejas que se extiende hacia la parte superior de la planta a hojas más jóvenes. Las hojas viejas se desprenden prematuramente.
Un exceso de nitrógeno debe ser evitado ya que provoca una menor producción del cultivo al irse en ?vicio? en follaje en detrimento de los frutos.

Fósforo

Es esencial para la salud de las raíces así como para la maduración del fruto. Involucrado en la división celular, una deficiencia de fósforo conduce a un crecimiento débil de la planta y se percibe una tonalidad verde azulada en las hojas, las cuales comienzan a desprenderse del tallo. Los frutos y las flores son muy pequeños o tardíos, la maduración es más tardía.

Calcio

Luego del Potasio, es el nutriente que la planta de tomate absorbe en mayor cantidad junto al nitrógeno, llegando incluso a absorber mas Calcio que nitrógeno según el autor consultado.
Como el magnesio, también es esencial en la fortaleza de la estructura de paredes celulares de la planta y además es necesario para mantener la salud y el crecimiento adecuado de la planta.
Un déficit del mismo produce pudrición apical del fruto de tomate, ya que al ser un elemento muy poco móvil dentro de la planta aunque se presente en cantidades adecuadas en el suelo, en condiciones de elevada temperatura-Humedad que provocan una elevada evatrotranspiración y mayor crecimiento no abasteciéndose la demanda de calcio provocando la pudrición en el extremo del tomate.
Esto provoca pérdidas productivas y económicas que pueden ser de gran magnitud. El pico de absorción se da entre la semana 6 y 9 luego del trasplante, siguiendo luego alta la absorción por parte del cultivo.
Es muy importante saber que la fertilización foliar juega un rol clave en condiciones de elevada temperatura y baja humedad al poder complementar en gran medida al cultivo en condiciones que predisponen al cultivo al déficit de calcio.

Magnesio

El magnesio fortalece las paredes celulares de la planta, permitiéndole absorber los otros nutrientes que necesita. Adicionalmente contribuye a la germinación en semillas, fotosíntesis y al desarrollo de frutos y semillas.
Elevadas cantidades de potasio y calcio pueden causar deficiencia de magnesio, en fruto, los desequilibrios entre Ca y Mg provocan una fisiopatía denominada tip.

Síntomas de deficiencia: Clorosis internerval en hojas, permaneciendo los nervios verdes, pudiendo adquirir estos un tono marrón. Las primeras hojas afectadas son las adultas situadas en el centro de la planta y rápidamente se puede extender el síntoma a hojas jóvenes.

Micronutrientes:

Nombraremos únicamente los que ante situaciones de déficit repercuten negativamente en la formación y calidad del fruto.

Boro

Deficiencia: en hojas los síntomas comienzan por una ligera clorosis generalizada con tonos púrpura y posterior necrosis apical. Los meristemos de crecimiento se marchitan y mueren. En floración provoca caída de flores y falta de cuaje. En fruto pueden aparecer surcos, acorchados, y maduración irregular tal como ocurre con el calcio, ya que ambos forman parte de la pared de las células.

Hierro

Deficiencia: clorosis férrica; amarillamiento de hojas, quedando los nervios verdes. Aparece inicialmente en hojas jóvenes. También se produce un aborto de flores y un escaso desarrollo vegetal.
Por todo esto es necesario realizar el aporte de nutrientes necesarios en el momento adecuado, y en el caso de detectar deficiencias corregirlas a tiempo. Un desbalance o déficit nutricional no afecta solo la producción del cultivo, sino también la calidad del tomate. Llegando incluso a tener pérdidas económicas importantes al momento de venta, ya sea por menor precio por calidad del tomate, como pérdida de tomate.

En las fotos del presente artículo tenemos esquemas de fertilización foliar y por fertirriego,así como fotos de déficit de nutrientes para el cultivo de tomate.

En maisor disponemos de una amplia gama de fertilizantes foliares, fertilizantes para fertirriego así como semillas de tomate, que con gusto nuestro departamento técnico lo podrá asesorar sobre los mismos.

Fuente:
http://blog.agrologica.es/deficiencias-y-excesos-nutricionales-en-cultivo-tomate-sintomas-y-correccion-fertilizantes-nitrogeno-fosforo-potasio-magnesio-calcio-azufre-hierro-zinc-manganeso-boro-molibdeno-cloro/
http://www.fagro.edu.uy/~horticultura/CURSO%20HORTICULTURA/SOLANACEAS_FRUTO/introduccion.pdf
http://www.fagro.edu.uy/~fisveg/docencia/curso%20fisiologi%20cultivos/materiales%20teoricos/Repartido_Fisiologia_Tomate.pdf
http://www.hortalizas.com/nutricion-vegetal/detecta-los-sintomas-visuales-de-deficiencias-nutricionales/
http://www.fagro.edu.uy/~fisveg/docencia/curso%20fisioveg/Materiales%20teoricos/Nutricion%20mineral%20I,%202009.pdf

+ info

Comparte!

28 de Abril de 2014

Cultivo de esta semana

PAPA: Requerimientos Nutritivos para Maximizar calidad y rendimiento

La fertilización en papa es imprescindible ya que aumenta de forma notable los rendimientos y la calidad de los tubérculos cosechados. Debido a su característica de baja densidad radicular, lo cual se traduce en baja capacidad de exploración del suelo, la fertilización vía foliar es fundamental para un mejor desarrollo y redituable para el productor.
En nuestro país, la concentración de éste cultivo se ubica en la zona sur del país, principalmente todo en el departamento de San José. Es el cultivo con mayor participación en el peso de frutas y hortalizas que ingresan en el mercado modelo con un 21% del total y representa el 12% del valor comercializado en el mismo lugar.

Para entender el peso relativo de cada nutriente podemos observar los siguientes cuadros:

Además de los macronutrientes, el cultivo absorbe otros micronutrientes como Hierro, Manganeso, Cobre, Zinc y Boro. Vamos a ordenar los principales nutrientes según la importancia para el cultivo.

Potasio
Es el nutriente que el cultivo absorbe en mayor cantidad, y su demanda se concentra en el período de activo crecimiento de los tubérculos, o sea desde que tienen 1-2 centímetros de diámetro hasta que alcanzan el máximo tamaño que es cuando el follaje comienza a declinar.
Es un elemento muy móvil en la planta y muy importante en el aspecto sanitario. Cumple 48 funciones en la papa, aunque se destaca la activación de la síntesis de carbohidratos y su rol en la regulación osmótica. Este tipo de cultivos posee gran contenido de carbohidratos que debe formar y almacenar en los tubérculos.
Si tenemos déficit de Potasio, corremos el riesgo de que se produzcan plantas cloróticas y se desarrollen puntos necróticos dispersos, tallos débiles y quebradizos. Podemos detectarlo ya que se produce un tono bronceado de las hojas sobre todo las basales, como se muestra en la foto.
A continuación podemos apreciar el efecto de la fertilización foliar con K sobre la producción y la calidad en el cultivo de papa.

Nitrógeno
Es un elemento estructural en este cultivo y todos los cultivos: estimula el crecimiento, especialmente hojas y tallos. En casos de desabastecimiento, genera una amarillamiento de las hojas basales debido a que el elemento se trasloca a la parte superior de la planta ya que el Nitrógeno es un elemento muy móvil; esta deficiencia produce un adelantamiento de la madurez del cultivo.
Inversamente, el exceso de éste nutriente genera un retraso en la madurez del cultivo, produciendo un exceso de follaje que aumentando la fase de crecimiento vegetativa en detrimento de la formación del desarrollo del tubérculo.

Fósforo
Su déficit produce plantas pequeñas de color violáceo, al ser un elemento móvil en la planta se traslada desde las hojas basales hacia las superiores; cuando la deficiencia no es severa se produce un color verde oscuro. Un buen contenido de este nutriente mejora la calidad de los tubérculos.
Las deficiencias en la papa se agudiza debido al escaso sistema radicular que posee normalmente el cultivo y a suelos que retienen fósforo evitando sea absorbido por las raíces al ser un nutriente no móvil en el suelo.
En suelos sin historia de fertilización fosfatada, la respuesta al agregado de fertilizante fosfatado puede ser incluso superior al agregado de nitrógeno.

Calcio
El calcio en un elemento de muy baja movilidad dentro de la planta. Su deficiencia produce una inhibición del crecimiento de los brotes y del ápice de las raíces. Un déficit de calcio hace vulnerable a la planta a enfermedades de hongos y bacterias como la ?podredumbre blanda? causada por la bacteria Erwinia carotovora.

Micronutrientes
Aplicaciones periódicas de micronutrientes en papa aseguran un excelente balance de micronutrientes mejorando los rendimientos.
Dentro de los micronutrientes se destacan en el cultivo de la papa el Boro y el Zinc.
El Boro es un micronutriente esencial para todas las plantas, relacionado a la asimilación del calcio en la planta, promueve la absorción y transporte de azúcares, puede ser deficiente en suelos de pH ácido.
La carencia de Zinc produce hojas pequeñas y arrosetadas, con acortamiento de entrenudos, los márgenes de las hojas muchas veces se presentan deformadas y arrugadas, es un activador enzimático.


Complemento de los bioestimulantes a la nutrición de la papa.
Generalmente los bioestimulantes están compuestos por algas, que contienen una gran cantidad de compuestos bioantioxidantes como los polifenoles, los cuales tienen reconocida actividad antiherbívora (gusto astringente) antifúngica, antibacterial y antilarval.
Pueden contener hormonas vegetales y micronutrientes, que estimula la división celular, mejorando la formación de tubérculos y el calibre de los mismos.
Además mejora la resistencia de las plantas ante la presencia de hongos patógenos- SAR.
El uso de Bioestimulantes genera un efecto anti estrés en todas las etapas del cultivo.

Cada predio en particular es único debido a su historia previa, condiciones propias del suelo, cultivar y la interacción entres estos con al ambiente, pudiendo cambiar la importancia relativa de los nutrientes en la fertilización a realizar. Por esto para ajustar una correcta calibración de la fertilización ponemos a disposición los productos indicados así como los profesionales capacitados que con gusto se encuentran a su disposición.

Literatura citada: Boletin INIA Nº 76. Manual de fertilización del cultivo de papa en la zona sur de Chile. Carlos Sierra B, et. al.
+ info
ver + publicaciones

Productos internacionales de alta gama

somos distribuidores oficiales para Uruguay de:

Enterate de todas las novedades!
Siguenos en twitter!


CONTACTO
Casa central:
Teléfonos / Fax:
Base celular:
Depósito:

Correo:
Magallanes 1910 - C.P. 11800
+598 2 924 5321 / 5563
+598 99 624 306
Bacigalupi 2061
+598 99 101 339
maisor@maisor.com.uy
LINKED IN

Únete a nosotros

FACEBOOK

Novedades de Maisor en Facebook